El Palacio de Quintana fue construido en 1757 por Juan Baltasar González de Gregorio y Rodríguez-Carabantes, un noble de familia hidalga de San Pedro Manrique que tenía el rebaño más grande de Soria y era uno de los principales productores de lana de Castilla. Por su matrimonio entró en linaje de Santisteban, uno de los Doce Linajes, -condición indispensable para ejercer cargos públicos en la ciudad-, lo que le permitió ser Alcalde de la Mesta y de la Santa Hermandad en Soria desde 1753 y Alcalde de Soria por el Brazo Noble desde 1779.

Su hijo Manuel Casildo, prócer soriano, caballero de la Orden de Carlos III y Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País de Soria, fue miembro de la Junta Superior de Soria durante la Guerra de la Independencia y se encargó de organizar la defensa de la ciudad frente a los franceses. Diputado por Soria en el Trienio Liberal, de 1820 a 1823, participó en la delimitación de las provincias de Soria y la Rioja y tuvo el cargo de Superintendente de Correos y Postas. Ilustrado y gran aficionado a la botánica, fue el creador del parque y el sistema de fuentes y riego del Palacio, que se ha conservado hasta hoy. Manuel Casildo se casó sucesivamente con dos hijas de ministros de Carlos III,  Juan Nieto Cocolina y el conde de Lerena.

Del segundo matrimonio descienden los actuales condes de Lerena y barones de Escriche, y del primero nació Joaquín González de Gregorio y Nieto, coronel de Infantería y, como su padre, diputado por Soria entre 1834 y 1836. Caballero de las Órdenes de Carlos III y de San Juan de Jerusalén, en 1843 representó a la ciudad de Soria, junto al marqués de Montesa, en la coronación de Isabel II. Hizo una ventajosa boda con Modesta López-Montenegro y García del Valle, coheredera de los señoríos de Ontalvilla del Tormo y la Torre de Navalcaballo y perteneciente a una de las principales sagas de ganaderos trashumantes de Cameros.  Viuda muy joven, sus hijos fueron conocidos por su sonoro Montenegro más que por su propio apellido González de Gregorio, y hasta fecha muy reciente la familia ha sido así llamada en la provincia de Soria.

A principios del siglo XX, la bisabuela de la actual propietaria, María Concepción de Arribas y Turull, acometió una importante reforma de gusto afrancesado que dio una gran singularidad a la casa y, aunque rompió su primitivo estilo castellano, resultó muy elegante. Fue entonces cuando la casa recibió a su visitante más ilustre, el rey Alfonso XIII en su viaje a Soria de 1919. El rey vino a una cacería de codornices organizada en Fuentepinilla por su marido Leoncio González de Gregorio y Martínez de Azagra y su hermano Aurelio, luego conde de la Puebla de Valverda, alcalde de Soria y diputado por Almazán entre 1919 y 1920.

En 1955, el campeón hípico Leoncio González de Gregorio y Martí, más tarde heredero del Palacio, se casó con Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, marquesa de los Vélez y luego duquesa de Medina Sidonia. Su hija Pilar, presidenta de Christie’s España, actual y décima propietaria de la casa, ha decidido abrir este entorno para la celebración de bodas y eventos en colaboración con Carlos Herce y mahercatering